Archivo de la etiqueta: Fabra

Discurso de investidura de Alberto Fabra, o lo que es lo mismo: se busca un coach urgentemente

Alberto Fabra ya es presidente de la Generalitat Valenciana. Para muchos se trata de un político desconocido hasta el momento, otros lo han confundido por Carlos Fabra (éste más conocido fuera de la provincia de Castellón por sus causas judiciales), y algunos pocos le reconocían como el alcalde de Castellón de la Plana.

De todas formas, la realidad es que este político ya fue diputado en las Cortes Valencianas en la pasada legislatura y en 2009 fue nombrado Coordinador General del PPCV, cargo de nueva creación que le situó en buena posición para el relevo de Camps.

Nunca sabremos a ciencia cierta si Alberto Fabra se sabía “candidato en la sombra” a presidir la Generalitat. Algunos apuntan a que era el candidato pactado entre el PP de la Comunidad Valenciana y Génova en el supuesto que Camps tuviera que dimitir. Pero sí podemos asegurar que, desde luego no esperaba pronunciar un discurso de investidura tan pronto, o que al menos haya podido entrenar mucho para ello. El ex-alcalde de Castellón no destacó ni mucho menos por el “delivery” de un discurso que pecó que monótono, pesado y aburrido.


Entremos en detalle:

  • Fabra se mostró rígido durante todo el discurso. El cuerpo recto con la misma inclinación para poder fijarse en sus notas.
  • Apenas gesticuló en todo el discurso. Sus manos estaban demasiado ocupadas agarrando los folios y algunas pocas veces usaba los brazos para hacer pequeños movimientos que enfatizaban su discurso, pero que por su timidez pasaron inadvertidos.
  • Prestó una atención exagerada a los folios donde tenía escrito el discurso. No se salió del guión y fue leyendo al pie de la letra lo que tenía escrito. No hubo espacio para la naturalidad ni la improvisación por pequeña que fuera.
  • Con tan poca naturalidad y ciñéndose tanto a lo escrito, Fabra titubeó en diversas ocasiones y se encasquilló en muchas palabras, sobre todo al inicio de frases nuevas.
  • Las miradas fue lo único que controlaba, aunque siempre muy forzadas y a ambos lados de la cámara. Quedaron poco naturales y muy forzadas (posiblemente lo tenía escrito en el guión).
  • El gesto fue muy serio en todo momento. La ocasión lo merecía pero debería haber relajado el semblante.
  • Fabra apenas moduló la voz durante el discurso y las pocas veces que lo hacía repitió el mismo esquema. Por ello el discurso resultó muy monótono, incluso parece aburrir a los propios miembros de supartido (ver 19:22).
  • El nuevo presidente no cuidó muy bien el recurso de las pausas. Estas sirven para hacer más recordable una idea, y lo más importante: para dar paso a los aplausos. El ex-alcalde de Castellón pareció olvidarse de esto, aunque ya estaba allí su grupo para interrumpirle con aplausos cuando era necesario.
  • De la elección de idiomas sólo podemos destacar que pese a que el discurso fue mayoritariante en castellano se pasó al valenciano en el momento en el que se hablaba de la identidad y la cultura valencianas. De todas formas, el castellonense deber mejorar su dicción cuando habla valenciano. Sin duda se le vió muy forzado en la lengua co-oficial.
Que este post sirva para que en el futuro, una vez el nuevo Molt Honorable esté más cómodo en su puesto y reciba más entrenamiento, podamos ver el efecto (o milagro, en algunos casos) que causan los profesionales que se dedican a ayudar a los políticos a comunicar mejor.
Etiquetado , , , , ,