Archivo de la etiqueta: Camps

Discurso de investidura de Alberto Fabra, o lo que es lo mismo: se busca un coach urgentemente

Alberto Fabra ya es presidente de la Generalitat Valenciana. Para muchos se trata de un político desconocido hasta el momento, otros lo han confundido por Carlos Fabra (éste más conocido fuera de la provincia de Castellón por sus causas judiciales), y algunos pocos le reconocían como el alcalde de Castellón de la Plana.

De todas formas, la realidad es que este político ya fue diputado en las Cortes Valencianas en la pasada legislatura y en 2009 fue nombrado Coordinador General del PPCV, cargo de nueva creación que le situó en buena posición para el relevo de Camps.

Nunca sabremos a ciencia cierta si Alberto Fabra se sabía “candidato en la sombra” a presidir la Generalitat. Algunos apuntan a que era el candidato pactado entre el PP de la Comunidad Valenciana y Génova en el supuesto que Camps tuviera que dimitir. Pero sí podemos asegurar que, desde luego no esperaba pronunciar un discurso de investidura tan pronto, o que al menos haya podido entrenar mucho para ello. El ex-alcalde de Castellón no destacó ni mucho menos por el “delivery” de un discurso que pecó que monótono, pesado y aburrido.


Entremos en detalle:

  • Fabra se mostró rígido durante todo el discurso. El cuerpo recto con la misma inclinación para poder fijarse en sus notas.
  • Apenas gesticuló en todo el discurso. Sus manos estaban demasiado ocupadas agarrando los folios y algunas pocas veces usaba los brazos para hacer pequeños movimientos que enfatizaban su discurso, pero que por su timidez pasaron inadvertidos.
  • Prestó una atención exagerada a los folios donde tenía escrito el discurso. No se salió del guión y fue leyendo al pie de la letra lo que tenía escrito. No hubo espacio para la naturalidad ni la improvisación por pequeña que fuera.
  • Con tan poca naturalidad y ciñéndose tanto a lo escrito, Fabra titubeó en diversas ocasiones y se encasquilló en muchas palabras, sobre todo al inicio de frases nuevas.
  • Las miradas fue lo único que controlaba, aunque siempre muy forzadas y a ambos lados de la cámara. Quedaron poco naturales y muy forzadas (posiblemente lo tenía escrito en el guión).
  • El gesto fue muy serio en todo momento. La ocasión lo merecía pero debería haber relajado el semblante.
  • Fabra apenas moduló la voz durante el discurso y las pocas veces que lo hacía repitió el mismo esquema. Por ello el discurso resultó muy monótono, incluso parece aburrir a los propios miembros de supartido (ver 19:22).
  • El nuevo presidente no cuidó muy bien el recurso de las pausas. Estas sirven para hacer más recordable una idea, y lo más importante: para dar paso a los aplausos. El ex-alcalde de Castellón pareció olvidarse de esto, aunque ya estaba allí su grupo para interrumpirle con aplausos cuando era necesario.
  • De la elección de idiomas sólo podemos destacar que pese a que el discurso fue mayoritariante en castellano se pasó al valenciano en el momento en el que se hablaba de la identidad y la cultura valencianas. De todas formas, el castellonense deber mejorar su dicción cuando habla valenciano. Sin duda se le vió muy forzado en la lengua co-oficial.
Que este post sirva para que en el futuro, una vez el nuevo Molt Honorable esté más cómodo en su puesto y reciba más entrenamiento, podamos ver el efecto (o milagro, en algunos casos) que causan los profesionales que se dedican a ayudar a los políticos a comunicar mejor.
Etiquetado , , , , ,

¿Puede el PSPV ganar las elecciones valencianas?

El pasado domingo 19 el periódico Levante publicaba un interesante artículo sobre marketing político con principios básicos de la materia y apuntes muy interesantes. Como es lógico, “el mercantil valenciano” contextualiza el artículo en la realidad política valenciana y lo acompaña con una breve entrevista al consultor político José Luis Sanchis.

Haremos unas breves notas introductorias al “circo” político valenciano para aquellos que conozcan poco el contexto, para así sopesar mejor las posibilidades que tiene Jorge Alarte de convertirse en el próximo presidente de la Generalitat.

  • El dominio del PP es abrumador. En las pasadas elecciones consiguió el 53% de los votos emitidos, y las encuestas que conocemos indican que ese porcentaje subirá.
  • No hace falta mencionar los escándalos de corrupción que afectan al PPCV, son de sobra conocidos. Camps y otros altos cargos están tocados por acusaciones de corrupción, aunque no parece que eso les esté mermando demasiado.
  • El PSPV-PSOE obtuvo en las pasadas autonómicas casi el 35% de los votos emitidos. Joan Ignasi Pla encabezaba las listas por segunda vez, y consiguió el peor resultado de la historia del partido. Pese a que repitió que no volvería a presentarse, siguió al frente del partido.
    Meses más tarde se filtraron informaciones en los medios (curiosamente en El País) acusándole de tratos de favor a una constructora que reformó su casa, hecho que fue decisivo para que Pla acabara dimitiendo retirándose de la política activa.
  • El PSPV-PSOE, mediante un proceso interno muy disputado con muchos candidatos en liza, eligió a Jorge Alarte como nuevo Secretario General, y por tanto, candidato natural a la presidencia de la Generalitat. Salvo los ciudadanos de Alacuàs (ciudad de la cual fue alcalde durante 10 años) podemos decir que pocos valencianos saben quien es. Según el artículo de Levante, Alarte es conocido por menos del 30% de los valencianos. Concretamente un 22%, según la encuesta de Metroscopia para El País publicada el 9 de octubre del pasado 2010. Dato terrible.
  • Ante este grado de desconocimiento y los desastrosos pronósticos de las encuestas, muchos socialistas (algunos de mucho peso) intentaron impulsar un proceso de primarias para decidir el candidato a la presidencia, aunque finalmente nadie dio un paso adelante y no cuajó ningún candidato… pese a los rumores.
  • Del resto de partidos, poco que decir. Será interesante ver si Compromís (una coalición de izquierdas, nacionalistas y ecologistas) o EUPV son capaces de superar el elevado límite del 5% de los votos en las tres provincias para obtener representación. Esa va a ser su lucha.

A la vista de los hechos es fácil pensar que el Partido Popular no lo tendrá demasiado complicado para revalidar el triunfo. Aunque parezca injusto tomar las encuestas como un oráculo infalible (porque no lo son), la verdad es que ni siquiera las encuestas del PSOE son favorables para el partido de Jorge Alarte, y a medida que los hechos se acontecen (caso Gürtel, caso Fabra, caso Brugal, etc.) nada parece cambiar la tendencia de voto en la Comunidad Valenciana.

¿Qué dificultades se encuentran el PSPV y Jorge Alarte para revertir esta tendencia?

  1. En primer lugar, parece evidente que Jorge Alarte no ha podido unificar el partido y convencer a los militantes de las distintas familias. Los rumores acerca de unas posibles primarias y la aparición de algún militante histórico relevante del partido no han jugado a favor del Secretario General del PSPV. El electorado percibe un liderazgo muy débil y eso ayuda poco.
  2. Los líderes socialistas no conectan con los votantes. La popularidad de estos es muy baja, e incluso Marina Oltra, portavoz de Compromís les supera en valoración en muchas ocasiones. En cambio el PP tiene primeras espadas muy populares, que conectan con el electorado y tienen mucho tirón.
  3. La falta de un mensaje claro y propuestas. Hemos oído a los socialistas valencianos denunciar las prácticas del actual gobierno valenciano, pero los votantes quieren oir propuestas… no lo olvidemos. El PSPV ignoró ese punto, y ahora pueden haber llegado tarde. Veremos como gestionan la oferta que les ha lanzado Camps de pactar medidas contra la crisis y reformar el Estatut.
  4. La realidad mediática valenciana. El tratamiento informativo de los medios públicos valencianos es poco propenso a mostrar al candidato socialista y a darle los minutos que a priori merecería el líder del principal partido de la oposición.
    Se añade otro factor, y es que Alarte no tiene escaño en las Cortes Valencianas, y por tanto, en las informaciones parlamentarias nunca está presente. Ángel Luna, el portavoz de los socialistas valencianos en la cámara tiene mucha más visibilidad.
  5. Las siglas PSOE. Muchos candidatos socialistas autonómicos van a tener ese peso sobre sus espaldas, y esta vez va a suponer un lastre muy pesado con el que tendrán que cargar. La matriz nacional no pasa por su mejor momento y esto va a ser una dificultad añadida para Jorge Alarte.
  6. Los casos de corrupción no son percibidos como un issue relevante para el electorado valenciano. Como apunta José Luis Sanchis, la corrupción tiene más impacto en la política nacional, y en Valencia parece un tema menor.

¿Puede ganar las elecciones el PSPV? Pues lo tiene mal. Desde luego no parece que las cosas se hayan hecho muy bien a nivel comunicativo ni organizativo, y actualmente hay poco margen de maniobra. Pero quedan meses por delante, una campaña de por medio donde puede pasar de todo, y lo que es más importante: un president que puede sentarse en el banquillo de los acusados en los próximos meses.

Agregar a menéame

Etiquetado , , ,