La vigencia de los think tanks (en Estados Unidos)


En la actualidad la realidad política es muy cambiante y los políticos se encuentran con realidades que les sorprenden constantemente. En los últimos años podemos encontrar una buena cantidad de acontecimientos que han obligado a los políticos a conocer más sobre algunos asuntos: nuevas amenazas para la seguridad nacional (atentados del 11-S, 11-M y 7-J), brotes de epidemias (mal de las “vacas locas”, gripe A…), descubrimientos científicos y avances tecnológicos, crisis económicas, etc.

En este sentido, y desde hace muchos años, los think tanks se han ido haciendo poco a poco más imprescindibles en el juego político, aportando conocimiento y creando opinión acerca de estos y otros asuntos de la agenda pública.

Como suele ocurrir en tantas ocasiones, es en Estados Unidos donde éstos gozan de mayor relevancia. Comentar que el propio sistema de partidos en este país, la legislación vigente y su historia son un marco de fondo apropiado para la existencia y aumento de los think tanks en ese país.

El propio sistema gubernamental de Estados Unidos propicia la existencia de estos organismos. En primer lugar, porque se da el caso que en muchas ocasiones Congreso y presidencia están controlados por partidos diferentes, fomentando con ello la multiplicidad de analistas. A parte, a diferencia de otros países como España, la Cámara de Representantes y el Senado actúan independientemente. Y por último, recordar que en Estados Unidos no existe lo que en España llamamos “disciplina de partido”, es decir, cada representante en las cámaras vota en una dirección u otra según sus posturas políticas, respondiendo no ante el conjunto de electores de todo el país, sino del electorado del estado que lo eligió.

Otro motivo es el hecho que los partidos políticos en Estados Unidos no hayan agrupado intereses, es decir, no han tomado determinados asuntos como propios a diferencia de lo que ocurre en Europa, donde sabemos casi con certeza qué opina quién respecto a un tema concreto, e incluso contamos con partidos que se forman bajo un sólo interés principal (ecologistas, regionalistas, pro-legalización del cannabis, antitaurinos, piratas, etc.).

Una razón que ya apuntábamos al inicio es el hecho del surgimiento de problemas cada vez más complejos para una clase política sin conocimientos técnicos. Muchos de estos problemas están relacionados y despiertan la necesidad de especialistas que puedan ayudar a analizar una realidad compleja sobre la que el político no tiene preparación.

Por otra parte, no hay que olvidar la escasa diferenciación ideológica entre los dos principales partidos americanos. Pese a la reciente entrada en la escena política del radical Tea Party, en general demócratas y republicanos tienen pocas diferencias, y por tanto nos encontramos ante meras instituciones electorales que comparten una gran parte de valores comunes.

Anuncios
Etiquetado ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: